Cargando ahora

Contra el “plan c”: rebasarlo por la izquierda

Contra el “plan c”: rebasarlo por la izquierda

Haciendo a un lado las intenciones electoreras de AMLO, se debe revisar el tema de las pensiones. El régimen pensionario de quienes cotizan al IMSS, ISSSTE y tienen cuentas individuales en las Afores ofrece una expectativa injusta para quienes han trabajado toda la vida. Al pensionarse, apenas perciben una pequeña fracción de su último sueldo y, en muchos casos solo alcanzan la Pensión Mínima Garantizada (que equivale a un salario mínimo). Es pertinente que se revisen

estas injustas condiciones, pero el inquilino de Palacio Nacional no pretende, de ninguna manera, que sus iniciativas sean aprobadas y que se conviertan en ley vigente. Al contrario, lo que AMLO busca es que sean rechazadas, incluida la reforma a las pensiones. En su esquema, esto “probaría” que la coalición opositora defiende privilegios y se opone al pueblo, narrativa en la que en adelante se basará la campaña electoral del grupo en el poder.

El paquete de reformas es un “plan c” remendado, pues, originalmente, este proyecto se limitaba a la iniciativa para que los ministros de la SCJN fueran electos por voto popular y estaba prevista para septiembre. El tema no atrajo la atención de la población y es por ello que su promotor amplió el temario y adelantó su presentación, remiendos que además son indicativos de que las cosas no pintan bien ni para su corcholata ni para su intención de hacerse con la mayoría calificada en el Congreso.

La oposición debiera responder con inteligencia estratégica a esta maniobra de polarización. Debiera ser terminante en su rechazo a la antidemocracia, pero selectiva en la aceptación de los temas de impacto social. Rebasar por la izquierda el llamado “plan c” dejaría varado el discurso polarizador.

En ese sentido, se sugiere que la coalición PAN-PRI-PRD rechace tajantemente toda propuesta destructora de la democracia, de la división de poderes y de los órganos autónomos, así como los demás disparates que el presidente formule. Pero, en atención al injusto trato que reciben los pensionados y jubilados, la oposición debiera respaldar la propuesta de elevación de las pensiones.

No sería este un respaldo incondicional, pues los legisladores opositores estarían obligados a presentar condicionamientos que aseguren la viabilidad

presupuestaria de la iniciativa, garanticen su sostenibilidad en el largo plazo y eviten que se convierta en combustible para el clientelismo electoral.

Con una posición así, la nueva estratagema obradorista iría directamente al naufragio, al tiempo que se fortalecería la relación que Xóchitl Gálvez y la oposición mantienen con los trabajadores que cotizan en el IMSS y/o ISSSTE y que tienen cuenta individual en las Afores.

Cincelada: Alimentada con miles de millones de pesos en contratos de adjudicación directa, el capitalismo de cuates de la 4T confluye con un acentuado influyentismo-nepotismo.

Publicar comentario